Cargando el fomulario de Recomendar Nota... aguardá unos instantes.
Si no podés ver el formulario hacé click aquí.

Las hermanitas Maglietti

“Algunos piensan que no entendemos nada porque somos del interior”

Alejandra presenta a su hermanita Giuliana, que está iniciando su carrera como modelo. Con siete años de diferencia, la mayor acompaña y aconseja a la menor. Ambas hablan de propuestas indecentes, convivencia, celos y... ¡hasta de las críticas por su tonada formoseña!

La mayor saltó a la fama con una publicidad de snacks. La menor está dando sus primeros pasos en el mundo del modelaje. La mayor estudia Derecho. La menor, Ciencias Políticas. La mayor está de novia. La menor disfruta de su soltería. Ellas son Alejandra (25) y Giuliana (18); a partir de ahora, las hermanitas Maglietti. Diosas y sensuales por donde se las mire, a ellas no les interesa volverse un combo explosivo ni mimetizarse. “Nosotras vamos por la diferencia. Si querés variedad, acá la tenés”, lanza Giuli, a lo que Ale agrega: “Además, somos distintas físicamente. Yo soy exuberante, con un físico más popular. Ella es mucho más alta y flaca, por eso le interesa la alta costura”.

–Son dos chicas atractivas y que están en los medios. ¿Tuvieron alguna propuesta indecente de un hombre que quiera cumplir una fantasía con ambas?
Ale: –No y ¡me parece un asco! Me da sensación de incesto, me parece muy fuerte. ¡Estamos hablando de mi hermana! Hay otras chicas que juegan con eso y no me causa impresión, pero nosotras no lo haríamos nunca.

–Pero imagino, Alejandra, que a lo largo de tu carrera te habrás cruzado con algún desubicado…
Ale: –Existen y una se da cuenta. Pero nunca tuve un problema preciso ni perdí un trabajo por eso. Creo que muchos hombres, en cualquier lado, tiran onda y ven si puede pasar algo.

–¿Qué consejos le das tu hermana a nivel profesional?
Ale: –Es un ambiente súper competitivo. No se tiene que enganchar porque siempre te enterás de que alguien habla mal de vos. Hay gente a la que le abrís la puerta de tu casa y después te mata por un minuto de cámara. Eso te desilusiona. Pero prefiero no nombrar a nadie para no darle entidad.
Giuli: –No me la imaginaba así a Ale. Es re mamá. Me dice desde por qué calle no me conviene caminar hasta cómo manejarme en un desfile. Ella me ayudó a insertarme en el mundo del modelaje.

El año pasado, Giuliana dejó su Formosa natal para instalarse en Buenos Aires con Alejandra. Con ella también viajó Daniel (19), el hermano varón de ambas. Las chicas aseguran que él no es para nada celoso y que los tres están contentos con la convivencia. “Estaba acostumbrada a ser la reina de la casa, pero dejarles un lugar a ellos me hizo feliz. Antes me sentía sola y a la noche tenía miedo, no dormía bien. Entre nosotros nos acompañamos y nos contenemos”, confiesa la ex chica Doritos.

–¿Fue difícil mudarse a otra ciudad?
Giuli: –No es lo mismo. Por más que mis primos y hermanos vivan acá, yo siempre necesito ir a Formosa.
Ale: –Cuando recién llegás del interior, hasta que te acostumbrás a la rapidez y la viveza del porteño, te cuesta. Después sos tan vivo como los demás. También existen muchos prejuicios medio crueles, en especial con las provincias del Norte. Algunos piensan que no entendés nada, que no sos instruida o no tenés educación. Y por mi tonada, ¡hasta me dijeron que tenía que aprender a hablar! A mí no me molesta, pero muchas veces fue motivo de burla. Creo que lo interesante es respetar la diversidad.

–¿Y sus papás que opinan de la exposición de sus hijas?
Ale: –Conmigo no querían saber nada, tenían miedo y me volvieron loca. Pasó un año y medio hasta que se acostumbraron. Con Giuliana aceptan todo, ni le preguntan. Están más tranquilos. Pasó la típica: ¡la hermana mayor abre el camino y la menor se aprovecha! (risas).

–En la convivencia, ¿quién es la que mejor lleva el rol de ama de casa?
Giuli: –Yo, sin dudas. Siempre digo que soy la que manda en el departamento. Me ocupo de pagar las cuentas y voy al súper.
Ale: –¡Ay, sí! Soy un desastre, no entiendo nada. Soy cero ama de casa y no me acuerdo de nada. Se me vencen todos los impuestos… ¡Antes me quedaba sin luz cada dos meses!

–¿Hay celos o competencia entre ustedes?
Giuli: –Ella siempre fue muy conocida en Formosa. Yo era chica y me preguntaban: “¿Vos sos la hermana de Ale?”, medio rebajándome porque no lo podían creer y eso me provocaba baja autoestima. Sentía que era superior a mí. Pero crecí, empecé a hacer mis cosas y me di cuenta de que no tenía que ver con ella, que siempre quiso lo mejor para mí.
Ale: –Yo soy cero competitiva. Quiero que sea feliz y logre lo que quiera. Nunca se me ocurriría cortarle las alas o decir que no quiero que crezca más que yo. Al contrario, le voy a dar todo lo que necesite.

Soledad Cotelo. Fotos: Diego Omar.

COMENTARIOS SOBRE ESTA NOTA

“Algunos piensan que no entendemos nada porque somos del interior”

Esta nota aún no tiene comentarios.