Cargando el fomulario de Recomendar Nota... aguardá unos instantes.
Si no podés ver el formulario hacé click aquí.

Tamara Gala

“Tres compañeras de Barbierísima son zombis y una, además, es una trepadora gigante”

La bailarina dispara contra algunas integrantes del elenco: “No me gustan las chicas que no tienen sangre”. Además, arremete contra Moria Casán, y dice que se sintió discriminada. “Soy bisexual, pero ella es la que supuestamente tiene la mente abierta”, explica. ¿Otra lengua karateca?
FOTO  DE 

VER NOTAS RELACIONADAS 

Nació en Córdoba hace 22 años y será una de las bailarinas sexies de Barbierísima, el nuevo show de Carmen Barbieri. Su verdadero nombre es Tamara Antonela Mlot, pero se metió en los medios como Tamara Gala, un seudónimo que le valió su primer enfrentamiento, nada más y nada menos, que con Moria Casán.

Pero esta joven morocha asegura que su apodo nada tiene que ver con la hija de la diva ortomolecular: “Me contratan para Bravísima, iba a todos los ensayos con pestañas postizas, y Carmen me dijo: ‘Nena, sacate las pestañas para dormir’ y Gaby Girls (N. de la R.: jefa de vestuario del espectáculo) agregó ‘ay, pero esta chica siempre está de gala’. Ahí, Carmen se rió y comentó “¡Tamara Gala!”. A mí me gustó el nombre y así salió, pero nada que ver con Moria, que piensa que es todo ‘yo, yo’. ¡Hay millones de Gala en el mundo!”.

–También te enfrentaste con Andrea Rincón y Lorena Liggi. ¿Fue por qué te dolieron frases como “A Tamara le gusta la empanada”, en alusión a tus preferencias sexuales?
–No me dolieron, me causan gracia. Andrea Rincón y Lorena Liggi me dan lástima porque no entienden nada. Pero Moria también dijo: “Se cayó de mis tetas y se hizo tortita”, o algo por el estilo, y de ella, me extraña. No soy lesbiana, soy bisexual, pero ella es la que supuestamente abrió un boliche gay y tiene la mente abierta. A mí, sinceramente, me dolió que hablara así porque me sentí discriminada.

–Y con el nuevo equipo de Barbierísima, ¿te sentís cómoda?
–Yo soy bailarina y me gusta mi equipo de bailarines. Pero no estoy de acuerdo con algunas figuras que contrataron.

–¿Con quiénes?
–¡Ay, me estás complicando! No quiero tener problemas con mi elenco, pero voy a decir solamente que no me gustan las chicas, como dice Andrea Ghidone, que no tienen sangre, que son solamente modelos. Por ahí ya las sacaron… Para ser una vedette tenés que seducir al público. No importa si no sabés bailar, tenés que tener presencia, y hay gente que es un zombi y no seduce, no demuestra nada, no te pone la piel de gallina.

–Con Vicky Xipolitakis y Adriana Barrientos tenés buena onda, podría ser…
–A ver… Una, dos… Hay tres chicas que son zombis y una, además, es una trepadora gigante.

Novios, novias y algo más. Se sumó a la compañía de Barbieri-Bal y, al poco tiempo, se separaron. Un drama mediático que Tamara siguió de cerca porque, además de integrar el mismo elenco, está de novia desde hace siete meses con Federico Bal (22), hijo de la ex pareja de artistas.

–¿Cómo llevaste la pelea de tus suegros?
–Cuando pasó había un clima terrible. Llegaba al teatro y no me daban ganas de hacer la función. Pero ahora cambió la onda, Santiago tiene la mejor y Carmen tiene la re mejor, porque es una persona hiperprofesional. Si me hubiese pasado lo mismo, no podría trabajar.

–¿Alguna pareja te fue infiel?
–Claro, por eso me puse con una mujer. Tuve tres parejas antes de Claudia, mi ex novia. Dos que me fueron totalmente infieles y otra me maltrataba.

–¿Te maltrataba a nivel psicológico o físico?
–No quiero hablar de eso. Me trataba mal y por eso me fui a vivir a España por un año. Extrañé muchísimo a mi familia, pero encontré a Claudia, que fue le única mujer en mi vida. Después me di cuenta de que no la amé, solo la quería un montón. Conocí a Federico, que me demostró ser la persona que quiero para mi futuro. Estamos planeando una vida juntos, tener hijos y, dentro de muy poco, casarnos.

–¿Recibiste algún comentario o crítica por salir con el hijo de los jefes?
–Mis compañeros nunca me dijeron nada, al contrario, están contentos. A Fede, yo le digo Pipo y, cuando llega, las chicas le gritan, a propósito: “¡Pipooo!”. Y al principio, a mí también me jodían… ¡Me llamaban la primera dama! Y yo estoy muy feliz a su lado porque con él, encontré todo.

Soledad Cotelo. Fotos: Diego Omar. Producción: Flor Mellino.

COMENTARIOS SOBRE ESTA NOTA

“Tres compañeras de Barbierísima son zombis y una, además, es una trepadora gigante”

Esta nota aún no tiene comentarios.