Cargando el fomulario de Recomendar Nota... aguardá unos instantes.
Si no podés ver el formulario hacé click aquí.

Las fotos prohibidas de Geraldine Neumann

Diosas en llamas

Mujeres hermosas, besos secretos, cuerpos desnudos, caricias prohibidas, risas cómplices, labios ansiosos y miradas sugerentes. Cuatro mujeres, cuatro bellezas plenas de sensualidad, cuatro chicas en el apogeo de su vitalidad en un juego erótico íntimo y de alto voltaje. ¿Requerimiento profesional o travesura femenina de chicas dispuestas a vivir su sexualidad con libertad? Una cosa sí es definitiva: Geraldine suelta todos los ratones, y su proyección como modelo top parece no tener límites.

VER NOTAS RELACIONADAS 

Nueve imágenes. Cuatro mujeres. Cuatro diosas, en realidad. Tres morochas, una rubia. La rubia es una top model. Con apellido a esta altura ilustre en el mundo de las pasarelas: Neumann. Sí, Geraldine Neumann, la hermana de la espectacular Nicole.

Geraldine y tres amigas, de frente a una cámara. ¿La cámara de un fotógrafo profesional? No lo parece. ¿La cámara de ellas mismas? Puede ser.

Las miradas son pícaras, sugerentes, nada inocentes. Juegan a ratonear, está claro. Juegan a encender pasiones, a despertar instintos, los propios y los de quien mira. Y vaya si saben jugar ese juego. Las bocas se entreabren, las manos buscan las partes más íntimas de los cuerpos, las lolas quedan al aire y se enfrentan: lola contra lola contra lola contra lola.

No hay nada de malo en el juego, claro está. Tal vez, seguramente, se trató de un rato de transgresión entre cuatro amigas dispuestas a romper un poco los límites. O quizás, una exigencia profesional ejecutada con la seriedad y la excelencia de una top model indiscutible. Porque entre las cuatro diosas hay una más diosa que las otras.

Geraldine Neumann, la no tan pequeña hermana de la celebrity Nicole. Rubia como su hermana, bella como su hermana, se atrevió al mundo de las pasarelas y las fotos un poco más tarde que su hermana. Pero llegó y pisó fuerte. Muy fuerte. Enseguida ocupó tapas de revistas, chimentos del corazón y pasarelas de diseñadores top. Hace apenas unos días, el 11 de agosto, cumplió años. Mide 1,70 y luego de una prolija y oportuna operación de lolas sus medidas son 90-60-90. Es decir, perfecta armonía femenina.

Y ella se roba la atención fotográfica con la misma sensualidad y belleza con que se ganó un lugar de privilegio en el competitivo mundo de las modelos. Es obvio que Geraldine no nació para pasar inadvertida. Ella lo sabe. "Para la vida, yo soy re-caradura, y Nicole súper tímida", dijo alguna vez. "Pero a la hora de trabajar, Nicole va al frente y yo soy más pudorosa", agregó. El pudor va quedando en el pasado, parece. Pero ese pudor fue el que demoró su ingreso al mundo fashion.

Más información en Paparazzi de esta semana.

Por Por Carlos H. Fragalá Fotos: Get Lucky Press

COMENTARIOS SOBRE ESTA NOTA

Diosas en llamas

Esta nota aún no tiene comentarios.